viernes, 19 de septiembre de 2008

LA CONTAMINACIÓN DEL AIRE

La contaminación atmosférica hace referencia a la alteración de la atmósfera terrestre por la adición de gases, o partículas sólidas o líquidas en suspensión en proporciones distintas a las naturales que pueden poner en peligro la salud del hombre y la salud y bienestar de las plantas y animales, atacar a distintos materiales, reducir la visibilidad o producir olores desagradables. El nombre de contaminación atmosférica se aplica por lo general a las alteraciones que tienen efectos perjudiciales sobre la salud de los seres vivos y los elementos materiales, y no a otras alteraciones inocuas. Los principales mecanismos de contaminación atmosférica son los procesos industriales que implican combustión, tanto en industrias como en automóviles y calefacciones residenciales, que generan dióxido y monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno y azufre, entre otros contaminantes. Igualmente, algunas industrias emiten gases nocivos en sus procesos productivos, como cloro o hidrocarburos no quemados. La contaminación atmosférica puede tener carácter local, cuando los efectos ligados al foco se sufren en las inmediaciones del mismo, o planetario, cuando por las características del contaminante, se ve afectado el equilibrio general del planeta y zonas alejadas a las que contienen los focos emisores.

CONTAMINANTES DEL AIRE.

Monóxido de carbono (CO): Es un gas incoloro, inodoro e insípido, con moléculas homogéneas y densidad ligeramente menor que el aire, producido por la combustión incompleta de los combustibles carbónicos que se da cuando no hay ni suficiente tiempo ni oxígeno para que se convierta completamente en dióxido de carbono, siendo las emisiones vehiculares las responsables del 98,5% del CO presente en la atmósfera.

Dióxido de nitrógeno (NO2): La principal fuente de emisiones de dióxido de nitrógeno son los procesos de combustión tanto de fuentes móviles como estacionarias. Es considerado uno de los principales precursores de la precipitación ácida en las zonas urbanas e industrializadas. Las emisiones provenientes de vehículos y otras fuentes producen una variedad de efectos adversos en la salud y el ambiente. Se ha recomendado 100 µg/m3 como media aritmética anual.

Dióxido de azufre (SO2): El dióxido de azufre es un gas muy soluble que reacciona con el agua para formar ácido sulfuroso. La principal fuente es la combustión de materiales fósiles, que al ser quemados se libera el dióxido de azufre. Los efectos de los óxidos de azufre se manifiestan en presencia de material particulado.

Ozono (O3): El ozono es uno de los constituyentes menores en la atmósfera de la tierra y su concentración es variable según la altitud. En la estratosfera es formado por los procesos fotoquímicos y actúa como filtro de las radiaciones ultravioleta permitiendo prevenir el ingreso de los rayos más peligrosos para el medio y el humano.

Material particulado (TPS y PM10): El material particulado en la atmósfera representa una compleja mezcla de sustancias orgánicas e inorgánicas que tienen su origen en las emisiones naturales y artificiales en el medio, y su impacto en éste está directamente relacionado con la composición química del material particulado. Puede ser encontrado en el aire ambiental, polvo, humos y otros aerosoles.

Mira esta documental:

video

Un trabajo que debes consultar:
http://www.tdr.cesca.es/TESIS_UJI/AVAILABLE/TDX-0415105-125337//capitulo0.pdf