lunes, 12 de enero de 2009

SE ESPERA AUN...

En los años setenta cambió la actitud del mundo hacia los problemas ambientales. La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente celebrada en Estocolmo en junio de 1972 puso bien de manifiesto la estrecha relación existente entre la destrucción del medio ambiente y los mecanismos económicos. La mayoría de las grandes empresas tienen hoy políticas ambientales definidas, y algunas han adoptado una actitud de vanguardia, autoimponiéndose criterios más rigurosos que los oficiales para el uso de los recursos naturales. Sin entrar en el examen de estas diversas reacciones de empresas y gobiernos por cuidar el ambiente, puede afirmarse aún hoy que todo ello es insuficiente. Como hasta ahora ha venido ocurriendo no es hora todavía de hacerse ilusiones de que los beneficios para la Tierra han sido muchos y de que los problemas ambientales han sido atendidos con total dedicación. En 1996 y 1997 el autor de esta página remarcó algunas problemáticas ambientales con la necesidad de abordarse y mitigar sus efectos. Lo hizo en un periódico zonal de su barrio donde transcurrió su vida y aún lucha y trabaja. Comparto estos escritos: